Asamblea Informativa

Tal y como se informo a los socios en la detallada circular explicativa, el pasado 22 de enero se llevo a cabo la explicación verbal de la carta. La Asamblea consistió en la lectura de la misma, respondiendo a las preguntas y dudas que fueron surgiendo a raíz de lo que en ella se comentaba.

 Antigua Cantina de la Estación de Casetas, posible futura sede de la AZAFT.

En resumen, tras una larga y laboriosa negociación con la sociedad Zaragoza Alta Velocidad 2002, con intervención del abogado que ha contratado la Asociación a tal efecto, se llegó al acuerdo de que por la necesidad urgente que tiene la ZAV2002 de ocupar los terrenos donde actualmente se ubican las naves, sede de nuestra Asociación y que albergan la colección ferroviaria del futuro Museo del Ferrocarril de Zaragoza Delicias, la ZAV2002 va a construir una nueva nave en la Estación de Casetas (barrio de Zaragoza) con capacidad suficiente para albergar la colección completa que ahora se encuentra en Delicias, además de encargarse el montaje de la vía para poder sacar los trenes de la nave y de todos los gastos que el traslado conlleve.

 Vías sobre las que se instalará la nueva nave en Casetas.

El traslado de los vehículos de la Asociación a Casetas, conlleva también el traslado de la propia sede social de la Asociación a la antigua cantina de la estación de Casetas (por lo tanto sin salir de la ciudad), para poder seguir custodiando los vehículos como se ha venido haciendo hasta ahora, así como para tener una sede digna y no en situación precaria como llevamos sufriendo cinco años.

Para poder llevar a buen término las negociaciones se ha obviado el tema de la ubicación del Museo del Ferrocarril, principal punto de disputa con la ZAV2002. Seguiremos defendiendo que el mejor emplazamiento posible para que el Museo sea una realidad, es la Estación de Zaragoza Delicias junto a la cristalera sur, puesto que ya se han invertido cerca de ochocientos millones de las antiguas pesetas para ello, por lo que sería el sitio menos costoso y además no rompería la estética del edificio de la Estación, puesto que el Museo complementa esa fachada.