K*Train reproduce una Cisterna preservada por AZAFT

La prestigiosa marca de modelismo K*Train ha reproducido en escala H0 las cisternas de la serie RR-310.000, de las que AZAFT tiene dos ejemplares preservados. K*Train se puso en contacto con la Asociación para poder tener acceso a los vagones reales, y así tomar medidas y sacar fotografías que le permitieran reproducir fielmente las cisternas, sobre todo los elementos bajo el bastidor. En agradecimiento, nos ha remitido tres numeraciones distintas de su reproducción a escala, entre las que se encuentra una coincidente con una de las cisternas preservadas por AZAFT.

Las tres cisternas recién llegadas a la maqueta de AZAFT

Esta serie de vagones estaba dividida en dos subseries de las que se ha reproducido la primera, cuya numeración iba desde la RR-310.001 hasta la RR-310.120. Esta primera subserie se caracterizaba por tener el chasis con una forma en los extremos que obligaba a tener una separación mayor entre bogies y bastidor. Fueron fabricadas por Richard en Francia a mediados de la década de 1950. Estos vagones estaban diseñados esencialmente para el transporte de combustibles, tanto comercialmente como para el servicio interior de RENFE.

Las tres cisternas circulando en la maqueta de H0 Reproducción a escala de la cisterna RR-310.091, preservada por AZAFT

La AZAFT fijó su interés en estos vagones cisterna debido a la poca autonomía de fuel que tiene la locomotora de vapor Escatrón, por lo que era imprescindible encontrar un deposito auxiliar donde almacenar el fuel que nos permitiera repostar. Se consiguió que dos cisternas que estaban apartadas en Calatayud para desguace fueran utilizadas durante las obras de construcción de la Estación de Zaragoza-Delicias como aljibe anti-incendios en la estación de La Almozara. Tras el cierre de esta estación, las cisternas pasaron a ser propiedad de AZAFT y fueron trasladadas a Casetas donde recuperaron sus bogies. Ambas cisternas se encuentran a la espera de ser restauradas para poder volver a circular.

Cisterna RRhvx-310.114 de AZAFT Cisterna RRhvx-310.091 de AZAFT Vista de las cisternas reales RRhvx-310.114 y RRhvx-310.091, ambas preservadas por la Asociación.

La AZAFT en el Tren Turístico el Canfranero

El Tren Azul en la estación de Canfranc

El pasado puente de mayo unas 540 personas (90% de ocupación) viajaron en el Tren Turístico “El Canfranero”, un convoy de época que durante 4 días realizó el trayecto de Sabiñánigo a Canfranc y regreso. Además de viajar en vagones clásicos por esta mítica línea aragonesa, los afortunados viajeros también pudieron disfrutar de las visitas turísticas organizadas durante las paradas que el tren realizaba en Jaca y en la Estación Internacional de Canfranc.

El Canfranero en el puente de Villanúa

Esta iniciativa turística, organizada por las Comarcas del Alto Gállego y de La Jacetania y operada por la división de Trenes Turísticos de Renfe, ha contado en esta campaña con la presencia del “Tren Azul”, una composición formada por antiguos coches de viajeros y furgones postales que rememora los grandes expresos que circularon por toda Europa durante mediados del siglo XX.

El paisaje del Pirineo rodea al Tren Azul

El Tren Azul es mantenido y explotado por la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías (AZAFT), una asociación sin ánimo de lucro que lleva trabajando más de 30 años en Aragón por la preservación de la historia del ferrocarril, y que ha puesto en servicio este tren gracias al trabajo voluntario de sus socios, quienes acompañaron al convoy en todo momento asegurando del buen funcionamiento de los vehículos y una atención personalizada a los viajeros durante el trayecto.

Los Mallos de Riglos saludan el paso del Tren Azul

Veintiún voluntarios de AZAFT han rotado en las diferentes funciones que un tren de estas características requiere, ejerciendo labores de revisor, conductor de coche cama, jefe de tren, ambulante postal, etc., y ayudando a los viajeros en todo momento dando amplias explicaciones sobre el tren y sobre la línea del Canfranc, explicando su valor estratégico para Aragón como línea transfronteriza.

Las vistas desde las ventanas del Tren Azul son preciosas

Ante el éxito obtenido durante esta campaña y la satisfacción de los viajeros, confiamos en que esta iniciativa pueda consolidarse como un producto turístico que sirva para atraer más visitantes a las comarcas oscenses, y que mediante dicho proyecto se consiga dinamizar la línea ferroviaria del Canfranc, añadiendo a su actual explotación comercial y de mercancías el uso turístico.

Los coches camas del Tren Azul en Canfranc

Microbús Mercedes-Benz tipo L-319d

El Microbús Mercedes en la sede de AZAFT

La Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías (AZAFT), asociación sin ánimo de lucro que lleva trabajando más de 30 años por la preservación de la historia del transporte aragonés, ha ampliado recientemente su colección de vehículos históricos con la incorporación de un antiguo microbús Mercedes-Benz tipo L-319d carrozado por ICARSA, una factoría zaragozana de autobuses cuyas instalaciones se situaban al inicio de la Carretera de Logroño.

TZ 5 en el garaje donde ha estado guardado los últimos años

Este ejemplar perteneció a una serie de 7 microbuses encargados por Los Tranvías de Zaragoza en 1966 para cubrir la línea de Miraflores a la Plaza del Pilar. Debido a su limitada capacidad de viajeros (17 plazas y el conductor) pronto fueron apodados como “los cielitos”, ya que en clave de humor se decía que en ellos “solo entraban los justos”. El ejemplar que ahora forma parte de la colección de AZAFT es el número 5.

El Microbús viendo la luz por primera vez en dos años

Muchos zaragozanos recordarán este modelo de microbús debido a que, tras ser retirado del servicio como transporte urbano, el número 6 de la misma serie fue reconvertido en “estudio móvil” de la Cadena SER, siendo habitual verlo aparcado por las calles de la ciudad durante los años 80 y 90 en plena retransmisión en directo por radio.

Ascendiendo al camión que lo trajo a Casetas

Este vehículo se incorpora a la AZAFT gracias a la donación de su anterior propietario, D. Jesús Peña, un particular que compró el microbús a la compañía para uso personal cuando estos fueron retirados de servicio. Durante todos estos años, este pequeño autobús ha realizado cientos de kilómetros siendo utilizado para usos tan variados como excursiones al extranjero, transporte de novios para bodas, e incluso ha estado cedido para su uso a una conocida asociación socioeducativa sin ánimo de lucro.

El microbús de camino a Casetas, 19 de mayo de 2014

Tras un tiempo aparcado en un garaje, su dueño ha decidido donarlo generosamente a la AZAFT, posibilitando que la asociación añada a su colección un vehículo que permitirá que las futuras generaciones conozcan la historia del transporte urbano en Zaragoza. Por el momento, el microbús ha sido trasladado al local social que los amigos del ferrocarril poseen en el barrio de Casetas, donde será expuesto a la espera de poder ser destinado a futuros proyectos.

Vista del microbús desde lo alto

Visita a Los Tranvías de Zaragoza

El pasado día 12 de febrero, la AZAFT visitó las instalaciones de Los tranvías de Zaragoza.

Iraburu nos da la bienvenida a las instalaciones del tranvía. Foto: Jorge Almuni

Tras fijar el punto de encuentro en la parada de Los Olvidados, el grupo descendió hasta las cocheras de Valdespartera siguiendo parte del recorrido de la línea, para así poder observar éstas desde su parte posterior. Después de identificarnos convenientemente fuimos recibidos por Ignacio Iraburu, que tras invitarnos a la sala de reuniones pasó a explicarnos diversos aspectos de la red actual del tranvía con datos que a más de un socio le resultaban desconocidos.

Posteriormente y después de una intensa ronda de preguntas, Iraburu nos llevó al alma del tranvía, el puesto de control central (PCC). Desde ahí se controlan todos los detalles de la red, desde la posición de cada tranvía o el estado de la catenaria hasta cualquier incidencia que pudiese surgir para poder corregirla en tiempo real. Mientras estuvimos en el PCC seguimos uno de los tranvías (que nos sirvió de ejemplo) y observamos cómo era su comunicación con el resto de la red a través de las múltiples pantallas instaladas, en la que cada una muestra diferentes aspectos tanto del tranvía como de las instalaciones fijas. Una vez acabadas las preguntas de rigor pasamos a la última parte de la visita.

Socios atentos a las explicaciones de Iraburu. Foto: Jorge Almuni

Ésta no fue otra que los talleres donde se revisan y mantienen los tranvías. Aunque en la red de Zaragoza existen dos cocheras (Valdespartera y Parque Goya), la cochera principal es la de Valdespartera, en la que se centralizan todos los servicios que afectan al material, quedando la otra relegada a un segundo plano. Una vez dentro del taller de nuevo las preguntas se hicieron imprescindibles e Iraburu con infinita paciencia fue respondiéndolas. Una de las herramientas que más llamó la atención de los socios fue el torno y el sistema que éste tiene para posicionar el tranvía en su posición. Los bogies desmontados también fueron un punto de encuentro de los socios, ya que son partes que por su ubicación dentro del tranvía no están tan accesibles como lo estaban en el taller, aunque los distintos elementos que había esparcidos por el resto de la zona de trabajo fueron mirados también con mucha atención.

Los socios en el taller. Foto: Jorge Almuni

Para finalizar la visita pasamos a la playa de vías, lugar donde se estacionan los tranvías cuando no prestan servicio o no están en el taller. Al haber pasado ya dos horas desde que se empezó la visita, pudimos ver 3 tranvías estacionados, puesto que ya se entraba en el horario valle y no son necesarios tantos tranvías para el funcionamiento de la red.

Con la toma de una foto de grupo en la puerta de las cocheras terminamos la visita a las instalaciones de Los Tranvías de Zaragoza. Sólo queda agradecer a Iraburu y a todo el personal con el que nos encontramos la amabilidad y el trato recibido durante la visita, que esperemos sea el inicio de una amplia colaboración entre la AZAFT y Los Tranvías de Zaragoza.

Foto de grupo en las Cocheras de Tranvías. Foto: Francisco de la Orden