La AZAFT en el Tren Turístico el Canfranero

El Tren Azul en la estación de Canfranc

El pasado puente de mayo unas 540 personas (90% de ocupación) viajaron en el Tren Turístico “El Canfranero”, un convoy de época que durante 4 días realizó el trayecto de Sabiñánigo a Canfranc y regreso. Además de viajar en vagones clásicos por esta mítica línea aragonesa, los afortunados viajeros también pudieron disfrutar de las visitas turísticas organizadas durante las paradas que el tren realizaba en Jaca y en la Estación Internacional de Canfranc.

El Canfranero en el puente de Villanúa

Esta iniciativa turística, organizada por las Comarcas del Alto Gállego y de La Jacetania y operada por la división de Trenes Turísticos de Renfe, ha contado en esta campaña con la presencia del “Tren Azul”, una composición formada por antiguos coches de viajeros y furgones postales que rememora los grandes expresos que circularon por toda Europa durante mediados del siglo XX.

El paisaje del Pirineo rodea al Tren Azul

El Tren Azul es mantenido y explotado por la Asociación Zaragozana de Amigos del Ferrocarril y Tranvías (AZAFT), una asociación sin ánimo de lucro que lleva trabajando más de 30 años en Aragón por la preservación de la historia del ferrocarril, y que ha puesto en servicio este tren gracias al trabajo voluntario de sus socios, quienes acompañaron al convoy en todo momento asegurando del buen funcionamiento de los vehículos y una atención personalizada a los viajeros durante el trayecto.

Los Mallos de Riglos saludan el paso del Tren Azul

Veintiún voluntarios de AZAFT han rotado en las diferentes funciones que un tren de estas características requiere, ejerciendo labores de revisor, conductor de coche cama, jefe de tren, ambulante postal, etc., y ayudando a los viajeros en todo momento dando amplias explicaciones sobre el tren y sobre la línea del Canfranc, explicando su valor estratégico para Aragón como línea transfronteriza.

Las vistas desde las ventanas del Tren Azul son preciosas

Ante el éxito obtenido durante esta campaña y la satisfacción de los viajeros, confiamos en que esta iniciativa pueda consolidarse como un producto turístico que sirva para atraer más visitantes a las comarcas oscenses, y que mediante dicho proyecto se consiga dinamizar la línea ferroviaria del Canfranc, añadiendo a su actual explotación comercial y de mercancías el uso turístico.

Los coches camas del Tren Azul en Canfranc