La Gata en Zaragoza

El pasado día 7 de junio, se trasladó a Zaragoza la locomotora 269-604 (preservada por la Asociación de Amigos del Ferrocarril de Madrid) para colaborar en el traslado de dos de nuestros vehículos al taller de Madrid donde tienen que pasar una revisión de tipo R.

Magnífico aspecto de la 269-604. Foto: Carlos Abadias

Como el regreso tenía que ser a velocidad reducida, al estar los vehículos fuera de ciclo de revisión, no daba tiempo a llegar a Madrid antes de que al maquinista le cumplieran las horas reglamentarias de conducción. Ante esta circunstancia, se decidió retrasar el traslado y guardar la locomotora en nuestra nave de Casetas.

Evolución de la tracción eléctrica. Gata y 1005. Foto: Carlos Abadias

Fue necesario realizar maniobras durante toda la mañana para encontrar el hueco adecuado para la Gata, quedando en el exterior de la nave la Panchorga. Para evitar posibles vandalismos, la Panchorga fue pintada y se le soldaron las puertas de acceso y desmontaron los pasamanos, barandillas y demás elementos que permitieran acceder al interior de la locomotora.

Tres épocas de la tracción eléctrica: 7809, 6102 y la Gata. Foto: Carlos Abadias

El día 11 de junio, se dio aviso a los socios de AZAFT para que se acercasen a la puerta de la nave y así poder admirar la mítica Gato Montés, que tan magníficamente mima y cuida la Asociación de Madrid. Esta locomotora, precursora de la alta velocidad, está siendo restaurada con mucho esfuerzo para que recupere su estética de la década de 1980, y lo que es más importante, se le está haciendo una completa y exhaustiva revisión técnica que asegurará su correcto funcionamiento durante muchos años.

Cabina de la Gata. Foto: Carlos Abadias