Visita a Canfranc en Regional [reseña]

El domingo 15 de marzo de 2015, y con la colaboración de Renfe Media Distancia, la AZAFT organizó para sus socios una excursión a la Estación Internacional de Canfranc, un lugar mítico de peregrinación para todos los aficionados al ferrocarril. A esta excursión, realizada en el tren Regional, asistieron unas 50 personas. Muchos socios ya conocían Canfranc, pero para la mayoría de ellos fue la primera vez que podían visitar este lugar con nieve y en grupo, conociendo todos los rincones y escuchando las explicaciones de expertos en la materia.

La unidad 592-200 que nos llevó a Canfranc, durante la parada en Huesca.

Debido a la mayor afluencia de viajeros, el tren a Canfranc tuvo que realizarse con un automotor MAN de la serie 592-200, en sustitución del habitual Tamagochi de la serie 596. Durante el trayecto de Zaragoza a Canfranc, los socios pudieron disfrutar de las explicaciones sobre la línea impartidas por Pedro Navarro, socio de AZAFT y también de CREFCO. Para facilitar el conocimiento y la comprensión del trayecto, se entregó a los socios unas hojas con el mapa de la línea, el perfil longitudinal, un plano en detalle del tramo Jaca – Villanúa (donde se podía ver claramente la «S» que realiza el trazado para ganar altura) y el plano de vías de la estación de Canfranc.

Espectaculares vistas desde la ventanilla del Canfranero.

Una vez llegados puntualmente a Canfranc, Belén Boloqui (vicepresidenta de APUDEPA, que nos acompañó en este viaje) nos explicó frente a la fachada de la estación las reformas arquitectónicas realizadas en el edificio, así como la lucha que APUDEPA ha liderado para intentar que la estación no perdiera sus señas de identidad durante dicha reforma.

Belén Boloqui nos explicó las actuaciones arquitectónicas llevadas a cabo sobre el edificio de la estación.

Tras esta explicación, comenzó la marcha por la explanada de la estación, visitando el material que allí hay depositado, tanto en las dependencias interiores como en las exteriores. Durante este paseo, la explicación del material (vehículo a vehículo) fue expuesta por Carlos Abadias, vicepresidente de AZAFT, que además relató las grandes negociaciones y esfuerzos que tuvo que realizar la Asociación en el pasado para poder salvar ese material del desguace y estacionarlo en Canfranc.

El grupo visitando una de las naves.

Para finalizar la mañana, los socios asistieron a la visita guiada que organiza el Ayuntamiento de Canfranc en el antiguo vestíbulo de la estación, única parte original del interior del edificio que se conserva y que actualmente está siendo restaurado por Suelo y Vivienda de Aragón, contando con el trabajo de los expertos de la Escuela de Restauración de Huesca. Curiosamente, nuestros socios pudieron comprobar que la AZAFT colabora con dicha exposición, habiendo cedido una maqueta a escala H0 del edificio de la estación, algunos objetos ferroviarios y material fotográfico para ilustrar los paneles informativos.

En el vestíbulo de la estación, durante la visita guiada.

Después de esta visita guiada, los socios marcharon a comer en diferentes restaurantes de Canfranc, aprovechando también para hacer la compra en tiendas locales de recuerdos y adquiriendo avituallamientos para el camino de vuelta.

Ante la imponente Canfranc.

Tras salir del restaurante, nada mejor que un buen paseo para bajar la comida mientras se hace tiempo a que salga el tren de regreso. Algunos socios aprovecharon para ir a visitar la boca del túnel internacional, la rotonda de locomotoras, o simplemente para disfrutar de la nieve que cubría toda la estación en este soleado día de marzo.

Foto de grupo ante la unidad 592-200 que nos llevó a Canfranc.

Visita a Los Tranvías de Zaragoza

El pasado día 12 de febrero, la AZAFT visitó las instalaciones de Los tranvías de Zaragoza.

Iraburu nos da la bienvenida a las instalaciones del tranvía. Foto: Jorge Almuni

Tras fijar el punto de encuentro en la parada de Los Olvidados, el grupo descendió hasta las cocheras de Valdespartera siguiendo parte del recorrido de la línea, para así poder observar éstas desde su parte posterior. Después de identificarnos convenientemente fuimos recibidos por Ignacio Iraburu, que tras invitarnos a la sala de reuniones pasó a explicarnos diversos aspectos de la red actual del tranvía con datos que a más de un socio le resultaban desconocidos.

Posteriormente y después de una intensa ronda de preguntas, Iraburu nos llevó al alma del tranvía, el puesto de control central (PCC). Desde ahí se controlan todos los detalles de la red, desde la posición de cada tranvía o el estado de la catenaria hasta cualquier incidencia que pudiese surgir para poder corregirla en tiempo real. Mientras estuvimos en el PCC seguimos uno de los tranvías (que nos sirvió de ejemplo) y observamos cómo era su comunicación con el resto de la red a través de las múltiples pantallas instaladas, en la que cada una muestra diferentes aspectos tanto del tranvía como de las instalaciones fijas. Una vez acabadas las preguntas de rigor pasamos a la última parte de la visita.

Socios atentos a las explicaciones de Iraburu. Foto: Jorge Almuni

Ésta no fue otra que los talleres donde se revisan y mantienen los tranvías. Aunque en la red de Zaragoza existen dos cocheras (Valdespartera y Parque Goya), la cochera principal es la de Valdespartera, en la que se centralizan todos los servicios que afectan al material, quedando la otra relegada a un segundo plano. Una vez dentro del taller de nuevo las preguntas se hicieron imprescindibles e Iraburu con infinita paciencia fue respondiéndolas. Una de las herramientas que más llamó la atención de los socios fue el torno y el sistema que éste tiene para posicionar el tranvía en su posición. Los bogies desmontados también fueron un punto de encuentro de los socios, ya que son partes que por su ubicación dentro del tranvía no están tan accesibles como lo estaban en el taller, aunque los distintos elementos que había esparcidos por el resto de la zona de trabajo fueron mirados también con mucha atención.

Los socios en el taller. Foto: Jorge Almuni

Para finalizar la visita pasamos a la playa de vías, lugar donde se estacionan los tranvías cuando no prestan servicio o no están en el taller. Al haber pasado ya dos horas desde que se empezó la visita, pudimos ver 3 tranvías estacionados, puesto que ya se entraba en el horario valle y no son necesarios tantos tranvías para el funcionamiento de la red.

Con la toma de una foto de grupo en la puerta de las cocheras terminamos la visita a las instalaciones de Los Tranvías de Zaragoza. Sólo queda agradecer a Iraburu y a todo el personal con el que nos encontramos la amabilidad y el trato recibido durante la visita, que esperemos sea el inicio de una amplia colaboración entre la AZAFT y Los Tranvías de Zaragoza.

Foto de grupo en las Cocheras de Tranvías. Foto: Francisco de la Orden